Ya en artículos anteriores te hemos ido dando algunas sugerencias para utilizar un buen jamón ibérico de bellota de Salamanca en la preparación de otros muchos platos. Lo cierto es que es un ingrediente con el que le puedes dar un aire distinto original y sabroso a muchos de los platos que preparas habitualmente y que harán la delicia de tus familiares y amigos.

Preparar un plato de verdura para comer suele ser la antesala de una discusión con los más pequeños de la casa. La inmensa mayoría de los niños rechazan las judías verdes, los guisantes o las acelgas. ¿Has probado alguna vez a saltearlas con unos tacos de jamón ibérico de bellota de Salamanca? El resultado es asombroso, esos que antes protestaban con energía ante un plato de verdura ahora, incluso, hasta querrán repetir.

Algo parecido ocurre con las ensaladas, unas lonchas de jamón partidas en finas tiras alegran y le dan un aire completamente distinto a esa triste lechuga. Eso sí, tendrás que reducir la cantidad de sal del aliño para contrarrestar el sabor del jamón. También una simple tortilla a la francesa parece un plato muy diferente si, con el huevo batido y antes de echarlo en la sartén, añades unos taquitos de jamón.

Los tacos de jamón son un complemento indispensable como guarnición del salmorejo. También un plato muy simple y sencillo de preparar son unas patatas asadas acompañadas de jamón y queso. Pincha unas patatas de tamaño mediano y mételas en el micro durante un buen rato (10-12 minutos), Has un corte en forma de cruz en cada una de ellas, introduce en el corte media loncha de queso de sándwich y media de jamón y vuelve a meterlas en el micro durante un minuto. No quedará ni una migaja si usas Jamones Montenuevo